Científicos convierten el barro rojo tóxico de la minería de aluminio en acero verde

Isbel Lázaro.

barro rojo

Científicos del Instituto Max-Planck para la Investigación del Hierro han desarrollado un método innovador para transformar los residuos de la producción de aluminio, conocidos como “barro rojo” o Rotschlamm, en acero verde, evitando así un significativo impacto ambiental.

Este enfoque implica el uso de un horno de arco eléctrico, una tecnología convencional en la industria siderúrgica, para convertir el óxido de hierro presente en el Rotschlamm en hierro mediante el uso de plasma de hidrógeno. Con aproximadamente cuatro mil millones de toneladas de barro rojo acumulados globalmente, se estima que este método podría generar alrededor de 700 millones de toneladas de acero libre de CO2, equivalente a un tercio de la producción mundial anual de acero.

El barro rojo en la minería de aluminio

La producción convencional de acero y aluminio tiene un impacto ambiental significativo, siendo la industria del acero responsable del 8% de las emisiones globales de CO2. En contraste, el innovador método propuesto no solo abordaría el problema de los residuos de la producción de aluminio, sino que también mejoraría la huella de carbono de la industria del acero. Si se utiliza hidrógeno verde para transformar las cuatro mil millones de toneladas de Rotschlamm, la industria del acero podría reducir aproximadamente 1,5 mil millones de toneladas de CO2.

Figure AI
robot blando de Toyota
modulo lunar Odysseus interrumpe su actividad
Renault nuevo auto electrico R5
Trinidad y Tobago
Figure AI recaudó más de $650 millones para comercializar humanoides
Conoce a Punyo: el nuevo robot blando de Toyota
¡Final forzado! El módulo lunar Odysseus interrumpe su actividad
Renault presentó su mítico y nuevo auto eléctrico R5
Trinidad y Tobago contrata dos empresas para enfrentar derrame petrolero
PlayPause
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
 

El procedimiento implica la fusión del Rotschlamm y la reducción del óxido de hierro a hierro en tan solo diez minutos mediante un plasma que contiene un 10% de hidrógeno. El hierro resultante es de una pureza tal que puede ser directamente utilizado en la producción de acero. Los óxidos metálicos restantes, que no son corrosivos ni peligrosos, se solidifican en un material similar al vidrio, que puede encontrar aplicaciones útiles en la construcción.

Este enfoque también disminuye la toxicidad de los metales pesados presentes en el Rotschlamm. Los metales valiosos podrían separarse y reciclarse, mientras que aquellos que permanecen en los óxidos metálicos quedan seguros y no son lixiviables. Desde una perspectiva económica, el proceso es rentable incluso utilizando hidrógeno verde y electricidad parcialmente renovable, especialmente al considerar los costos asociados con la eliminación del barro rojo.

Dado que los hornos de arco eléctrico son comunes en la industria metalúrgica, la adopción de esta técnica para una producción más sostenible se facilitaría. La industria ahora tiene la oportunidad de implementar esta innovadora reducción de plasma de Rotschlamm a hierro, marcando un cambio significativo hacia la sostenibilidad.

¡No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y síguenos en las redes sociales!

Inspenet.com YouTube LinkedIn Facebook Instagram

Fuente: ecoinventos.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales

Valora esta publicación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...